© Alain Vacheron

Isla de los Pájaros

Un pedacito de paraíso en medio de la bahía

Isla de los Pájaros

Érase una vez un islote preservado en medio de la Bahía de Arcachon. Todo el mundo conoce sus dos cabañas zancudas, imagen de las postales. Pero solo unos pocos saben que en realidad hay unas 50 cabañas, algunas ocupadas durante las vacaciones y otras prácticamente todo el año. En estas pequeñas cabañas de difícil acceso, no hay ni agua potable ni electricidad y la primera tienda de alimentación está a varios kilómetros en barco, cuando la marea lo permite. Sin embargo, todos sus habitantes coinciden en que viven en un pequeño rincón paradisiaco.

 

Tesoros naturales

¡Su nombre le va de perlas! Efectivamente, la isla cuenta con una gran riqueza ornitológica caracterizada por sus aves nidificadoras, migratorias o invernantes. Aquí se pueden observar 150 especies de aves a lo largo del año. Entre 300 000 y 400 000 ejemplares descansan o invernan aquí. Lo mismo ocurre con la flora… Gran parte de la isla está compuesta de humedales que albergan numerosas especies de vegetales. Son las únicas marismas saladas vírgenes de toda intervención humana de la costa atlántica. La Isla de los Pájaros ofrece a sus visitantes excepcionales tesoros naturales y de biodiversidad.

Cabañas zancudas

Las famosas cabañas sobre pilotes situadas enfrente de Arcachon despiertan siempre mucha curiosidad. Deben su nombre al gascón “chancas”, que significa “subido sobre zancos”. Hace tiempo, en estas casas sobre pilotes vivían los guardas encargados de vigilar los criaderos de ostras.

No es posible visitarlas, pero para acercarse lo más posible a estos emblemas de la bahía, puedes subir a bordo de uno de los barcos de la UBA (Unión de Barqueros de Arcachon) que salen de distintos puntos, incluyendo Arcachon.

Los barqueros organizan paseos comentados o para dar una vuelta por la isla en barco. Embarca y admira, ¡la postal cobra vida!