Comer marisco

¡A la mesa! Escapada gourmet al toque de sal.

La fuente de mariscos, imprescindible en la cuenca

En Arcachon hay rituales que no se perdonan: disfrutar de una deliciosa mariscada, por ejemplo. Este placer estrella encarna a la perfección la esencia de la gastronomía local, sencilla y auténtica.

Para gran regocijo de los gourmets, el marisco recién pescado pasa directamente del mar al plato con la promesa de complacer a sus paladares. Pescados en la bahía de Arcachon y en el océano Atlántico, justo aquí al lado, este circuito ultracorto garantiza su frescura y sabor intenso.

Frescura y calidad como palabras clave

La ostra es la gran estrella del marisco en una región profusa en salpicaduras de mar y de paisajes marcados por la ostricultura.  Las cabañas de ostras sirven sus ostras junto con otros productos de degustación (bocinas, gambas, almejas…), mientras que los puestos de las pescaderías y las cartas de los restaurantes de Arcachon reflejan la diversidad de crustáceos y moluscos de la zona. Algunos establecimientos han convertido la mariscada en su especialidad. Saboréala en una terraza, en el puerto o junto a la playa.

Sobre un lecho de algas, la mariscada ideal presenta hábilmente crustáceos cocidos –centollos, camarones, nécoras, cigalas, bogavantes, bueyes de mar– y moluscos cocidos y crudos –ostras, erizos de mar, bocinas, bígaros, almendras de mar, navajas, almejas, berberechos.

A descascarillar sin moderación con un buen vino blanco, pan de centeno, mantequilla semisalada y una buena mayonesa casera.

¿Se te hace la boca agua de solo pensarlo? En pareja, con amigos o la familia, ¡no esperes más para disfrutar de las delicias del mar!

 

Quieres encontrar una buena dirección para que te des un capricho?

Haga clic  AQUÍ